Recíbelo por mail

sábado, 18 de noviembre de 2017

No te quejes que otros están peor...

Magnífica frase. Estupenda. Espero que al inventor, instantes después de pronunciarla,  le cayera un rayo de mil millones de voltios que lo achicharrara. Y mientras agonizaba me hubiera acercado, hubiera puesto mis labios junto a su calcinado oído y le hubiera susurrado... "no te quejes que otros están peor". 





Es una frase que ha ganado adeptos por doquier en los últimos años, especialmente desde el inicio de la crisis, hasta el punto de que quejarse de algo si no estás a punto de exhalar tu último aliento se considera ya no descortés, si no de una terrible mala educación. 

Si llevas tres guardias en una semana y no sabes ni donde has dejado aparcado el coche, agradécele al cielo tener trabajo. Si no alguien te dirá: "no te quejes que otros están peor"

Si te acaba de dejar tu novia que estaba que te mueres y la depresión hace que te salten las lágrimas... piensa que hay algún desgraciado que nunca ha tenido pareja y millones de personas anorgásmicas. Tú al menos has disfrutado un rato. Así que sal cantando las alabanzas al señor y haz unas cuantas buenas obras, de esas de caridad, para equilibrar el karma si es que se equilibra así, que en temas espirituales ando un poco pez. 

Sé feliz. No te quejes de nada, porque encontrará miradas de odio y desprecio por doquier. Si te bajan un 10% el sueldo o hacienda te retiene un 45%, ¡no te quejes, es porque ganas mucho! Qué bonito es contribuir a hacer hospitales y carreteras, o a que los políticos se lleven una inmerecida comisión. ¡Sonríe!

Y millones de ejemplos más en los que la queja (siempre que no sea contra los políticos per se) está mal vista. Terroríficamente mal vista. 

Así que mi post de hoy es un homenaje a la queja. Tengo una muy buena vida. Un buen trabajo que me da para vivir sin agobios, unos hijos espectaculares, una vida sentimental que me permite mirar hacia pasado y futuro con una sonrisa, una corta pero estupenda familia con una madre y un hermano magníficos que darían los dos brazos por mi, muchos y buenos amigos y un Barça que parece que lo puede ganar todo pero.... 



Reclamo mi derecho a rajar. 

Del gobierno por retenerme una pasta aunque gane mucho más que otros (sí, sí, tengo trabajo, qué pasa!!!!)

De mi mujer (este ejemplo es rollo ciencia ficción) por no traerme mi AK Adam desnuda cuando veo el fútbol (sí, me deja ver el fútbol) como sabe que me gusta. 

De que el Barça no le haya metido más que un 3-0 al Madrid (ya, acabamos de ganar la Champions  y han expulsado a CR7 pero les podíamos haber cascado cinco!!!!) 

De mi madre porque ha ido a buscar a mi hija al cole pero me trae la cena a casa y la muy insensible repite tortilla de patata (que está que te mueres) Pero es que el jueves pasado trajo lo mismo, esta mujer no varía... Mis hijos me apoyan en la queja, se nota que son sangre de mi sangre y carne de mi carne. 

De mi trabajo cuando cualquier nimiedad me fastidia incomprensiblemente el día, dándome ganas de coger las maletas e irme a vivir a un pueblo de 3 habitantes de Huesca (aunque no trabajo en la mina de carbón y me paso todo el día en un despacho o paseando en un hospital charlando con otros médicos y pacientes educados) 

Evidentemente intentaré seleccionar mis  motivos para no ser "el enanito gruñón" pero apelo a mi constitucional derecho a quejarme de todo lo que me apetezca, simplemente porque me da la gana y porque a mi me parece terrible. 

Y si alguien quiere una mirada de desprecio sólo/solo tiene que decirme "no te quejes que otros están peor..."





No hay comentarios:

Publicar un comentario