Recíbelo por mail

miércoles, 18 de marzo de 2015

La primeras citas.


Hoy el profesor amor (referencia a esa gran serie que era Radio Cincinnati) os hablará de la primera cita, siempre desde el punto de vista del divorciado o equivalente: los que volvemos a salir al mercado después de un tiempo, corto o largo, de inactividad

Si estáis en esta tesitura os daré varios consejos que sé que mis amigos intentarán desmontar diciendo que es todo mentira. Es mi sino. Paciencia.

Falso aforismo: "tener una cita es como ir en bicicleta, nunca se olvida".

Mentira. Mentira absoluta. Mentira cochina que decíamos en nuestra infancia. Dependerá del tiempo que llevéis sin relacionaros a ese nivel con una persona del otro sexo (o del mismo que nadie se enfade) pero vais a ver que estáis oxidados de narices. Además, !las reglas han cambiado! 

Uno siempre puede hacer prácticas en el trabajo medio tirándole los trastos a una compañera medio en broma pero no va a ser lo mismo... y es peligroso porque se lo pueden tomar en serio!

Ya veréis como se os han olvidado muchas detalles de lo que podríamos llamar "el procedimiento" que es tan importante como qué hacer en ese momento culminante que es el encuentro "cara a cara" Así que igual no recuerdas ni cómo se preparan ni otras menudencias que detallo a continuación.




Evidentemente hablo de preparar una primera cita "perfecta", no de hacerlo de cualquier manera y eso es tan complicado como cualquiera de esos problemillas de Fermat

Porque esto es como una guerra (sin el como, es una GUERRA) así que hay que trazar un plan de batalla.




1) Diseña la cita.

Hay mucho escrito al respecto en este mundo de bloggeros, pero una cosa es indudable: las citas son como los conciertos o los exámenes. Hay que prepararlos.

Evidentemente cuanta más información tengamos de la chica, mejor. "La información es poder". Llevar a una hippie al restaurant más pijo de Barcelona, o a una frialera redomada a un enclave paradisiaco al aire libre en mayo no parece una idea brillante. Si sales con una ucraniana deberías saber al menos la capital (no hace falta que sepas que las temperaturas medias anuales son 11.9ºC de máxima y 4.3ºC de mínima, para eso hay que tener una cultura impresionante como la mía)

Si no das para más, hazte una lista de temas de conversación. Triste tener que llegar a esa situación, pero útil.

La vestimenta nos daría para 5 post si fuera dirigido a las chicas: ¿cómo me visto? Formal, informal, muy muy muy guapo, rollo atormentado??

Vístete.... y yo que sé!!!! Yo me pongo cómodo. Por ahí no paso... que se arreglen ellas. Eso sí, arregladito y limpio, con calzoncillos recién puestos antes de salir de casa "per si de cas"


¿Qué sitio elegir? 

Prudencia: mucha prudencia porque la primera cita "sienta precedente".

Si te pasas de cutre, "game over". Si te pasas de divino rollo 100 euros por cabeza luego no puedes bajar a "nivel pizzería" en la segunda cita (si la hay) y tu bolsillo puede resentirse de forma definitiva.

Si te pasas de romántico (mesa con velitas, una orquesta con violín e incluso caes en la cursilada máxima de comprarle flores al paki) igual se va corriendo, despavorida.

Si te pasas de informal te puede tocar un grupo de la tuna de vecino que destruya todo intento de crear intimidad...  y a casa directamente.

Una vez elegido precio y un nivel 7.35/10 de romanticismo que es lo recomendado en las guías de consenso elaboradas por los expertos nos entra una de las mayores dudas si ya eres un habitual en las "primeras citas". 

En otros blogs recomiendan que el encuentro transcurra en un restaurante que ya conoces porque así te sentirás más seguro, no estarás pendiente de tonterías y quedarás de coña al saber qué elegir de la carta. Pero tiene dos problemas.

Puede que las citas detecten que eres casi accionista del local y piensen "soy la número 132 en venir aquí" lo que las hará sentir "del montón" o "nada especiales", y eso no te conviene en absoluto, porque todos sabemos que llegar al ego del otro es vital para que se sienta atraída.

El segundo problema es si la relación evoluciona y llegáis a ese bonito momento en que os miráis a los ojos y piensas "somos pareja" (momento cursi del blog). El recuerdo de "la primera cita" se mezclará con otros recuerdos de otras "primeras citas" celebradas en el mismo sitio... y eso quita romanticismo aparte de que en cualquier momento puedes meter la gamba explicando una anécdota del local... pero de otro día ergo con otra chica!! 




No dejes la cita en manos de ella.

Una máxima que nos debe perseguir en la vida, aplicable a cualquier actividad: si quieres hacer algo bien, hazlo tú mismo. Porque si lo hace ella  y es un desastre la culpa será... tuya!!
Nadie duda de su buena voluntad pero aquí tienes que pensar que les falta mucha práctica. Desde la época de las cavernas el preparar la primera cita (y pagarla) ha corrido del lado del cromosoma Y. Hay un gen localizado en el palo largo del cromosoma Y que es el que hace que las neuronas sinapten armoniosamente  para diseñar primeras citas perfectas. 

Así que asumid vuestra responsabilidad y preparadla sabiamente.


2) Cómo actuar. 

Fácil.

Hay que ser simpático, divertido, adulador sin ser baboso, educado, elegante, sexy y buen conversador. Eso para empezar.

Que el móvil no puede aparecer en la mesa a no ser que en estos momentos estén operando a tu madre a vida o muerte es una evidencia, pero lo diremos por si acaso, que hay gente muy bruta. 

Intentar no discutir de política, de independentismo o de religión ayuda a que la jornada discurra sin tanganas. Aquí fallo un poco (momento autocrítica) sobre todo cuando la cita ya veo que no es "la mujer de mi vida".

Siempre en esos momentos es mejor cerrar la boca y cambiar de tema sea tu objetivo el altar o la cama.

Hay que saber escuchar poniendo cara de interés aunque sea lo más aburrido que has oído en tu vida y solo pienses en sus pechos (23.56% de los casos) Difícil. 

Nunca, bajo ningún concepto hay que mirar a otra señorita a no ser que sea profesional de la restauración. En ese caso se hará con educación pero sin demostrar excesivo interés en parecer simpático. Nuestra irresistible mirada y atención para nuestra cita al 100%. Básico. 

Como una imagen vale más que mil palabras os dejo un vídeo de AXE muy ilustrativos... 





3) El final de la cena.  

¿Pagar o no pagar?

¿En serio alguien se hace esa pregunta?

Pagar!!!

Si no puedes permitirte un restaurante de 10 paga uno de 5, pero paga. Valora ese pequeño movimiento falso-falsísimo de ella introduciendo la mano, a cámara lenta, en el bolso, pero nada más.  Si es una "pro" de las primeras citas irá al lavabo, tu pagarás y ella fingirá sorpresa al ver que has pagado la cuenta.


Alguien lo verá como un gesto machista pero no arriesgues lo más mínimo ahí. Ya habrá tiempo para ser moderno y ver si hay que pagar cada día uno etc.. pero el primer día es tuyo. ¡Y hazlo con una sonrisa, como el de la foto!


Qué hacer después de la cena... os lo explicará en el segundo episodio el Dr Amor!!!!





No hay comentarios:

Publicar un comentario