Recíbelo por mail

viernes, 16 de octubre de 2015

Así serán nuestros funerales.

Vale, el título es macabra, pero tenemos que hablar de nuestros funerales. No lo podemos dejar pasar ni un día más. Para que nadie se asuste (o alegre) estoy hecho un toro y pienso dar mucha guerra. Que conste.Pero así serán nuestros funerales (esta es mi visión) 




Me imagino a mi madre con las manos en la cabeza, convencida de que hablar de estas cosas da mala suerte, diciéndole que lo hago para que mi amigo Raimon lea por fin uno de mis post, por macabra, y disfrute pensando en cómo convenzo a su progenitora para que suene el Purple Rain mientras lloramos su ausencia. 

Hace poco una amiga me explicaba su funeral ideal. Había bebido un poco y añadió toques poco realistas como el nudismo de los invitados pero la idea no difiere mucho de lo que opinamos la mayoría de los "cuarentones": en Formentera, en el Pilar de la Mola desde donde lanzarían sus cenizas por el acantilado, con el bar cerrado para sus amigos y con una canción, en este caso "The Blower´s daughter" sonando... 


Queda bonito, para qué negarlo, pero esperemos que muera en mayo-junio o septiembre-octubre porque en agosto ni hay hoteles disponibles ni nos dejaran cerrar el bareto y en enero con un frío que pela tampoco va a quedar muy allá. 

Así que se acabaron los funerales que les hacían a nuestros abuelos y con los que nuestros padres estarán cómodos. Entre nosotros, son absolutamente ridículos. 

Exhibirte muerto en una caja de pino que cuesta una pasta "que te mueres" (perdonad el juego de palabras), haciendo pasar a tus íntimos, padres, esposa, hijos, por dos días de lágrimas interminables en las que las palabras "lo siento" o similares se repiten hasta la nausea, obligar a familiares y amigos a hacer un "acto social", a aguantar el mal rato diciendo un "no somos nadie" con esas ganas tontas de reírte que salen de la tripa... Ya no toca

Los funerales han evolucionado. De acuerdo. Nos han añadido un poco de música menos tradicional (pero sin pasarse) Nos podemos despedir con Penélope o Mediterráneo de Serrat (instrumental) o el Cant dels Ocells, cierran las funerarias a las 10, hay unos office para tomarte un café mientras lees el diario y tenemos la versión laica en que se sustituye al cura por un "encargado de ceremonias". Pero poco más, nada personalizado en el negocio. No es como una boda en la que supuestamente (y pongo supuestamente porque el final todas se parecen como gotas de agua)  todo puede ser a tu gusto.

En Inglaterra tienen hasta un top10 de canciones para los funerales  (pufff) 

1. Frank Sinatra, My way
2. Sarah Brightman/Andrea Bocelli, Time to say goodbye
3. Bette Midler, Wind beneath my wings
4. Eva Cassidy, Over the rainbow
5. Robbie Williams, Angels
6. Westlife, You raise me up
7. Gerry & The Pacemakers, You'll never walk alone
8. Vera Lynn, We'll meet again
9. Celine Dion, My heart will go on
10. Nat King Cole, Unforgettable

En el puesto 13 tenemos está...



Nos vamos acercando a nuestro ideal!!! Ésta me gusta para el mío, pero no creo que el cura esté muy feliz de oírla.

Digamos basta: es mi funeral y se ha acabado la tontería. Se celebra como yo quiero. Cuando me largue no quiero que la última imagen que tengan de mi mis amigos sea un cura hablando mientras piensan en la lista de la compra o la lesión de Messi.

Como uno no sabe cuando nos vendrán a buscar las parcas (Nona, Décima y Morta) nos ponemos ya manos a la obra. El próximo fin de semana lluvioso dejamos nuestras últimas voluntades.

Mi amiga (repasar su funeral) peca de lo que todos pecamos cuando imaginamos un funeral diferente. Falta de realismo y de previsión. Demasiado "Hollywood", no ha "fet un racó" ni tiene playlist ni nada por el estilo, así que la octava vez que pongamos la cancioncilla de marras igual la mitad de sus amigos se tiran por el acantilado y se van a hacerle compañía


Como es un clamor popular voy a hacer una lista de deberes para cuando llegue el día. De obligado cumplimiento porque me gustaría pasarlo bien en vuestro entierros. 

Creo que la fecha ideal es al mes del óbito, da tiempo de organizarlo y la gente puede cuadrar agendas, pero no está el tema "frío" del todo. Y un sábado, sin tonterías, que no me merezco un funeral en jueves con los amigos recogiéndose a la 1 con el "es que mañana madrugo"

Lista:

1) Albacea: ese amigo (no seáis malos, ni hijos, ni madres ni esposas) que tendrá la suficiente sangre fría para organizarlo y que nos conoce lo suficiente para improvisar sobre lo que nos hubiera gustado si no hay órdenes concretas. Si es un poco macabro mejor. Raimon y Emma, os ha tocado. 

2) Lista de invitados. Puede parecer fácil, pero no lo es. ¿Familia y Amigos? ¿Solo amigos? ¿Ex-novias? Yo lo veo como algo muy "de amigos", de gente de mi quinta, capaces de tomarse una copas charlando sobre mi, riéndose e incluso burlándose, como si siguiera presente. Hermanos y primos invitados. Los de una generación superior quedan libres tras la misa. Recomiendo hacer una lista y reenviarla cada año al albacea con las modificaciones. Yo pongo a las ex: el morbo de verlas reunidas hará que mis amigos tengan garantizada una velada distraída. Y mis hijos espero que vengan un rato con sus amigos que son muy majos...

3) Emplazamiento: lo de Formentera es bonito, pero complicado y caro. Igual al final van cuatro. Soy realista así que prefiero que cierren un bar (lounge que llaman ahora) y muchos amigos se tomen algo a mi cuenta. Muchos algos con barra libre. Invito yo. 

4) Multimedia: se puede dejar preparado una presentación rollo power point o un video agradeciendo la presencia pero a mi me parece excesivo. Tampoco he tenido nunca esas ansias de protagonista, pero un simple micro y que los amigos digan cosas buenas (o malas de mi) me parece innegociable. En especial después de 5 copas que es cuando se expresan mejor los sentimientos. 

También innegociable una playlist. A mi me gustaría el Thunder Road desde luego para iniciar y despedir la fiesta, incluso en la iglesia (instrumental que el cura no se enfade) y seguiríamos con montones de canciones en las que tus amigos y ex se reconocerán porque son las canciones de tu vida que has compartido con ellos y ellas, desde el "I´m going down de Bruce" al "Agüita amarilla" pasando por el "Kiss". 




5) Dotación económica. Si uno tiene posibilidades hay que dejarlo todo pagado para que no haya excusa económica que impida que pillen la última borrachera a tu salud. Si vamos más justos bajamos el listón de lounge a bareto de barrio. No hay que hacer correr con los gastos a la familia porque es darles una excusa para no celebrarlo



En resumen¡los funerales han muerto, larga vida a los funerales!, pero como nosotros queremos, no como los hemos heredado. Los celebraremos con alegría a pesar a todo, con música, con risas y con copas, como los momentos que compartimos y no dentro de una iglesia, incómodos, con una corbata que nos aprieta el cuello. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario