Recíbelo por mail

jueves, 17 de marzo de 2016

El personal sanitario: presuntos culpables de delito sexual.

Seguramente a mí se me ha pasado y hay miles de trabajadores de la sanidad condenados por pederastia, así que es una emergencia social hacer que todos demostremos nuestra virginidad en delitos sexuales.


Nos hemos vueltos locos. O no, simplemente se confirma día a día que los legisladores son idiotas. Pero mucho. 

Todas las personas que trabajamos en la sanidad y estamos "en contacto" con niños tenemos que hacer una declaración  jurada (oficial) de que no tenemos antecedentes de delitos sexuales o presentar un certificado de antecedentes penales. La idea era tener el certificado de que no se tienen delitos sexuales contra la infancia pero como ese registro no está creado has de dar el de penales "general". Los  maestros son otro colectivo que recibe con esta brillante iniciativa.


Por partes: 

1- Es terriblemente discutible que alguien con antecedentes penales deba darlos a su empleador, entre otros motivos porque no estamos confiando en un principio de la justicia: las personas que han cumplido sus penas ya han "pagado" su deuda con la sociedad y la idea es reinsertarlos. Más de un despido vendrá por aquí. 

¿tendrá antecedentes?
2. Mi escasa memoria no recordaba ni un solo caso en que un pediatra, por poner un ejemplo, haya cometido un delito sexual contra un menor, entre otras cosas porque los menores siempre van acompañados al pediatra de un adulto, los padres en general. Buscando por internet he encontrado dos casos, uno de 2009 en el que el pediatra tenía fotos pedófilas en su ordenador (no he conseguido saber si eran de niños de la consulta) y otro en que hubieron abusos, del 2014. ¿Cuántos casos hay en este periodo de tiempo en otros colectivos? Seguramente centenares

Diría que el colectivo sanitario somos de muy bajo riesgo para cometer abusos contra los menores simplemente porque no nos quedamos a solos con los niños de forma habitual ni prolongada que es cuando el riesgo es alto. 

3. La intromisión en la intimidad de todo un colectivo solo se justifica cuando hay un peligro real, una alarma social que no existe en el caso del colectivo sanitario en relación a la pederastia. 

4. Si algún colectivo es especialmente susceptible de este trato no creo que sea el personal sanitario. Los escándalos de este tipo han sido en general entre el clero, maestros y entrenadores de niños, personas que conviven durante periodos de tiempo prolongados con niños sin supervisión de los padres. En estos grupos podría (con muchos reparos) estar justificado. Sin embargo, desconozco que porcentaje de pederastas de estos colectivos tenían una condena previa. Diría que muy pocos. 

5. ¿Una persona condenada por acoso sexual a otro adulto no puede ser pediatra? ¿Por? ¿Dónde está el riesgo? Creo que el que acosador o el violador de ancianas no suele ser pederasta, son dos patologías sexuales diferentes. Imaginemos un pediatra que ha sido condenado por acoso a una compañera. ¿No puede ejercer? Si ha pagado su deuda con la sociedad ¿no es obligación de la sociedad reinsertarlo en lugar de marginarlo, incluso en estos delitos? 

Pero la forma de reaccionar delante de abusos de otros colectivos es atacar a uno que ninguna culpa tiene pero al que es más fácil tener controlado. Típico.

Yo trato a pacientes de 15 años en adelante así que creo no me va a tocar (igual sí) lo cual sería de agradecer porque hay colas de hasta 6 horas de espera en la oficina del juzgado (una sola al parecer) para hacer el dichoso papelito.


Al menos nos han enseñado que hay una calle en Barcelona, la de la oficina, llamada Garcilaso "no me podrán quitar el dolorido sentir, si ya primero no me quitan el sentido" (parte culta del post)

Si al final me toca, pues nada, a perder un rato de mi tiempo de ocio para ir a compulsar el DNI a una comisaría y hacer una declaración jurada de que no soy un acosador o un pederasta o, mejor aún, la mañana entera en la calle Garcilaso a por "los antecedentes penales" . A demostrar mi inocencia, que soy limpio y un hombre de bien.

En resumen, me parece una auténtica barbaridad pedir al colectivo sanitario que acredite que no tiene antecedentes de delitos sexuales y no me sirve de consuelo el café para todos (maestros). Me parece que los políticos besuquean demasiado a los niños en campaña electoral, quiero que ellos también lo tengan!!! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario