Recíbelo por mail

domingo, 19 de octubre de 2014

9-N votar o no votar.


A medio camino entre el cabreo y el hartazgo, después de lo que ha pasado  en estas últimas semanas (convocatoria, veto del gobierno/TC y pseudo-convocatoria) hay muchos catalanes que se plantean la disyuntiva de "votar o no votar" el 9-N. 

Me parece que la respuesta está clara. Hay que votar. Más que nunca. Así lo han entendido las fuerzas independentistas (CIU, ERC i CUP) pero no las del derecho a decidir (PSC como era de esperar y de forma un poco más sorprendente los "ecosocialistas") No nos engañemos, el PSC intenta sobrevivir como puede al clamor de un pueblo que quiere decidir su futuro siendo una filial de un partido estatal. Repite lo de "la reforma federal" sin que nadie haya enseñado una foto del engendro. Lo de ICV... ellos sabrán pero creo que bajarse el tren en marcha es un error que les costará caro. Que PSC e ICV empiecen a borrar a los pocos independentistas que les quedaban en sus filas.  

Es verdad. La votación ya no será lo que debería ser y el valor que tendrá será muy relativo. Se podrá decir que no tiene las garantías democráticas necesarias (es verdad), que es un sucedáneo de un sucedáneo (cierto) y que los resultados no serán extrapolables porque probablemente los partidarios del "no" e incluso del "si-no" no irán a votar por considerar que no tiene legitimidad (correcto). 

Pero, ¿qué alternativas nos quedan? La defendida por Iniciativa per Catalunya es una gran movilización. Estaría bien, pero no se qué cobertura tendría a nivel internacional y qué la diferenciaría de la Diada de hace menos de dos meses, partiendo de la base de que tuviera el mismo éxito. Es más de lo mismo. Això ja ho hem fet. En España supongo que sería como si oyeran llover, simplemente otra acción que les haría repetir cansinamente lo de la legalidad, el diálogo que no quieren tener, etc, etc. 

No hacer nada y conformarnos sería la segunda opción que es lo que sueña Rajoy... Ni en broma. 

Es una pena porque el gobierno español  (con el apoyo del PSOE) con su veto al 9N original e ICV y PSC al hacerse a un lado, han hecho que esta consulta haya pasado de ser una consulta de "todos los catalanes" a una consulta en la que básicamente está en juego que el independentismo demuestre (una vez más) su fuerza.

Por tanto, hay que ir a votar. Reclamaremos que se vote cualquier opción como en el 9N original pero desgraciadamente lo importante de esta votación no será la victoria del si-si o el porcentaje. Será el número absoluto de Si-si. 

Si 1.850.000 de personas vota "si-si" este  dato sí será extrapolable y con la misma fuerza moral que en el 9N original. Pongo esa cifra porque representa más del 50% de los 3.680.000 catalanes que acudieron a votar en las autonómicas del 2012 y sería, de facto, un ""SI a la independencia". Cuanto más se acerque a esa cifra el SI-SI (absolutamente utópica) más valor tendrá la consulta para el independentismo.    

Ojalá me equivoque y hayan 3.000.000 de votantes con un porcentaje representativo del "no" o del "si-no" más acorde con la sociedad catalana, que nos daría más fuerza para exigir que nos dejaran hacerlo "como Dios manda" pero no parece que vayan a ir por ahí los tiros. 

En resumen, podremos votar, mal y casi a escondidas pero es el único resquicio legal que nos han permitido hasta ahora y hay que aprovecharlo. Una gran demostración de fuerza con más de un millón de "si-si" en las urnas tendría un valor innegable. Hemos de aprovecharlo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario