Recíbelo por mail

sábado, 14 de noviembre de 2015

Pray for Paris.

No tenía muy claro si escribir un post sobre la matanza de ayer de París pero me animo aunque sea brevemente. 

Sintiendo alergia a la parte postureo de las redes sociales en las que todos colgamos obviedades  como el "todos somos París" (aunque es gratis y no hace daño a nadie) y con las imágenes de lo de ayer en la retina se hace muy difícil decir algo sensato, básicamente porque creo que no hay nada sensato que decir y porque (casi) todas las opiniones son sensatas. 

Intentar no caer en la islamofobia (una religión que bien entendida en un calco de la cristiana actual y que mal entendida es tan nociva como la cristina del siglo XV), dar alguna solución, no quedarnos en decir obviedades (que es lo que han hecho el 99% de cargos públicos y políticos), entender que el buenismo que practicamos en Europa es cavar nuestra propia tumba, no caer en el sadismo mirando imágenes, es muy difícil. 

Y la verdad es solo una... la cosa pinta fatal. 

Porque no se pueden abrir las fronteras a los refugiados de Siria y esperar que no se cuelen entre ellos Yihadistas, porque no se puede seguir denostando un Guantánamo, una de las vergüenzas de Occidente, y esperar que la lucha contra el yihadismo de forma "civilizada" sea capaz de impedir una año sí y otro también estas masacres. 

Porque no estamos acostumbrados a que la violencia sea en nuestro suelo, en Europa. 

Porque cuando ves un meme que compara la cara que ponemos al oír la noticia de 200 muertos en Siria o 200 muertos de París sabes que llevan razón y que, aunque humanamente no hayan justificación, lo sentimos así, porque nuestras vidas nos parecen más importantes que las de los demás y las de París son mas "nuestras" que las de Siria. 

Porque si alguien dice que las armas igual se las hemos vendido "nosotros" añade confusión haciendo que parezca que los justifiquemos o nos autoinculpemos de la masacre y eso tampoco es...  aunque lleva parte de razón. 

Así que cuentas más vueltas les damos al tema más triste te quedas pensando que no tiene solución, porque solo hay una verdad absoluta. Lo de ayer es una barbarie, pero una barbarie parecida a la que se desarrolla cada día "fuera de Europa" y entonces miramos hacia otro lado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario