Recíbelo por mail

miércoles, 22 de junio de 2016

Los ex: las nuestras y los suyos.

El invento de los "ex" es algo reciente, de nuestra generación (la de los 60-70) y, como en todas las novedades, no tenemos referentes, nos podemos hacer un "corta y pega" de lo que hemos aprendido de nuestros mayores. Nadie nos ha transmitido la información de como actuar. Por suerte el Profesor Amor os dará unos consejos que nunca olvidaréis. 


Recuerdo una comida de San Esteban en que mi tío (una generación más) decía que le maravillaba como llevábamos el tema de los ex de nuestras parejas. 

Mi tío es de aquella generación en que se casaban con mujeres vírgenes (se suponía). A ellos no se les preguntaba porque si no lo eran tampoco pasaba nada, así que nunca se encontraron en la tesitura (ni la imaginaron) de encontrarse a un ex novio o ex amante de su querida esposa.

Esto ha cambiado de forma radical y ahora nos juntamos, en la mayoría de los casos, con personas que tienen un bagaje detrás, sean 1, 2, 5 ó 57 ex-parejas y tenemos que saber como actuar. Y no es fácil. Con sus ex y con las nuestras.

Como en casi todo lo que sucede en una relación, hay que aplicar el "no hagas lo que no te gustaría que te hicieran" Es la regla de oro de toda pareja, pero en este caso de forma especial.

"Mis ex"


Yo me llevo bien con mis ex. Muy bien. No con todas porque sin la excepción que confirma la regla la vida sería muy aburrida, pero si con la inmensa mayoría. El no tener pareja facilita las cosas pero cuando tengo novia no desaparezco del mapa, simplemente no me voy a cenar con ellas, quedo para un café. Al principio de mis relaciones intento dejarlo claro y, en general, no tengo más problemas. 

Mis ex son parte de mi pasado, un trozo muy valioso de mi vida y, en su inmensa mayoría, mujeres a las que sigo queriendo de una forma muy especial, hermosamente cercana a la amistad pero con ciertos recuerdos sentimentales y sexuales que les dan un plus difícil de definir hasta para un poeta como yo. No renuncio a esa preciada valiosa, ya no solo de mi pasado si no de mi presente. Todas y cada una de ellas forman parte de mi. 

Ayuda a tener este tipo de relaciones que estoy seguro de que no volvería a intentarlo con ninguna, (bueno, quizás con una) y creo que ninguna de ellas tendrá ganas de volver a pasar por esa espeluznante experiencia que es salir conmigo. Bueno, quizás una... Solo quizás.

"Sus ex"


La anterior era la primera parte, la fácil, como comportarte con tus ex si tu santa no ve peligros, fantasmas y posibles cuernos por todos lados. Si tu pareja tiene unos celos  XXL despídete de las ex o de la santa... o trabaja en la sombra con el peligro de que si te pillan tendrás que decir aquella manida frase de "cariño, esto no es lo que parece..." 


Lo complicado  es como soportar que tu amada, la niña de tus ojos, la razón por la que te levantas cada día, la luz que alumbra tu camino, se lleve bien con sus ex. Porque además sus ex son un asco: o son más guapos, o más ricos, o más simpáticos, o más cultos que tu. 

Aunque a veces puedes tener la alegría de que sean un desastre. Pero no es habitual. 

A mi no me pasa porque soy de una perfección abrumadora, pero todos y todas sabéis que los ex de vuestra pareja son superiores a vosotros en al menos un par de atributos. Y si no le encontráis ninguno es que os superan en......... (pausa dramática)..... la cama!!!!

Así que soportar que vuestra pareja hable de sus ex, en ocasiones con admiración (qué bien conducía!, qué fotos mas chulas me hacía!, cuánto sabía de música!!!) es difícil incluso para alguien con un ego desmesurado como el mío.

Y ahí está, escondido, acechando, ese defecto asqueroso que destroza relaciones y nos quita una buena parte de nuestro brillo para convertirnos de un plumazo de tíos imponentes a don nadies: la inseguridad disfrazada de celos. 

A mi me han acusado de celoso por tener ciertas suspicacias por lo bien que se llevaba una de mis parejas con su ex. Bueno, más que de celoso me acusaron de moro y de celotípico, incluso aunque su hermosa relación de "ex que se llevan bien" acabara con una petición de "vuelve conmigo y deja a ese tío (que era yo)". Pero es que se veía venir mi amor !!! Pero a día de  hoy sigue pensando que no llevaba razón y que era un celoso terrible... 


Por tanto es muy fácil: hemos de ser equilibristas sin red, intentando poner límites de forma coherente, comunicándolos a tu pareja de forma clara y concisa, con un toque de amor y cariño infinito para que sepa que ella es la primera, segunda y tercera en tu corazón si te vas a tomar algo con tu ex o para que intuya  que te sientes ligeramente incómodo, pero no celoso, eso nunca, si llama a su ex cuando estáis a media cena romántica con champagne (del caro), caviar y velitas, con Tom Waits cantando "Jersey Girl", vuestra canción favorita, mientras acaricia el piano, para explicarle  todos los detalles de tan bonito momento. Que el ex sea un experto mundial en Tom Waits me parece irrelevante.








No hay comentarios:

Publicar un comentario