Recíbelo por mail

jueves, 4 de diciembre de 2014

El divorcio: el primer día de tu nueva vida. Las causas.

Como mi madre dice que sólo escribo sobre política o fútbol hoy abro una serie de post en un tema en el que soy un experto mundial. El divorcio.

Desde que me divorcié hace 8 años han ido cayendo en cadena un montón de amigos, primos, hermanos, conocidos, compañeros y enemigos (aquí poned los correspondientes os/as o @). La tasa de mortalidad matrimonial (o de pareja estable, no seamos racistas) en mi entorno es superior al 50%; en algunos grupos de amigos casi llega al 100% ("los del cole") y en otros no pasamos del 30% (facultad) 

En muchos casos he sido el confidente de una parte en los últimos días de la relación y de una manera u otra he ido sacando mis conclusiones. Es verdad que toda historia tiene dos versiones y que en muy pocos casos conozco ambas, pero al ser el "lado masculino" de la propia y haber oído más historias del "lado femenino" creo que puedo hablar con cierto equilibro.

He decidido iniciar una pequeña serie de post en los que desgranaré mi experiencia y la referida por mis amigos/as. Para los que lo lean y tengan 20 años igual no sirve de mucho aunque creo que su situación será la nuestra pero elevada al cubo... y posiblemente son los que pueden sacar provecho de nuestras enseñanzas. Nosotros (los cuarentones) llegamos tarde. 

Para empezar, en este primer post hablaré de las causas que nos llevan al divorcio. 




PRIMERA CAUSA DE DIVORCIO: NUNCA OS DEBERÍAIS HABER CASADO


Creo que es la principal razón de tanto divorcio entre los 35 y 45 años, la franja de edad que conozco mejor. Esta sería la historia tipo: empiezas a salir con una chica de tu edad, entre los 20 y los 25, en la facultad o similar, y poco a poco ya es "la novia de toda la vida". Una cosa lleva a la otra y al final.... toca casarse. Así que te casas casi sin preguntarte si esa persona es realmente lo que buscas en una relación de pareja.

No estoy diciendo que no lo hagas convencido, ni mucho menos, pero el factor fundamental para casarte no es el amor, el que os complementéis, el que tengáis los mismo intereses e inquietudes en la vida. Es la inercia. Y claro, en 4-5 años esto acaba mal porque no era la pareja ideal, simplemente era la que teníamos más a mano. 

Antes de casarte deberíais saber si realmente tenéis una idea similar de lo que será vuestra vida en común. Vivir o no en el extranjero, número de hijos, cómo os planteáis la vida en familia, si respetáis las aficiones de tu pareja (si las compartís ya sería la repera), si aceptáis a vuestros suegros...  esa infinidad de "rutinas" que harán que vuestra vida sea buena, aceptable o un infierno. 

Quizás exagero pero creo que una separación amistosa pre-matrimonial sería un gran éxito en la mayoría de casos. Si nos hubiéramos sentado con un papel en blanco con nuestra pareja antes de casarnos y hubiéramos sido honestos con el/ella y con nosotros mismos (especialmente), muchos hubieramos visto que no era una boda, era un suicidio. 

Es curioso pero hay momentos vitales en la vida, y éste es uno de ellos, a los que les dedicamos menos tiempo de reflexión de lo que dura una película de cine o un partido de fútbol. De locos. 

Si algún psicólogo lee este post y recoge el guante le recomendaría la creación del consejero "pre-matrimonial" cuya función sería ayudar a las parejas a decidir si lanzarse al matrimonio o dejarlo correr a tiempo. 


SEGUNDA CAUSA  DE DIVORCIO: LOS HIJOS.


Los hijos son la esencia de la vida. Sin duda. Tengo dos y son con diferencia lo mejor que me ha pasado. Pero son capaces de cargarse cualquier matrimonio que no esté al 110%. La privación de sueño, el llanto insoportable del bebé, las grietas en los pezones (para ellas), el cambio de pañales, hacer las papillas, llevarlos al cole, recogerlos, ver los dibujos infantiles, el parque...  hacen que la vida dé un cambio espectacular. Cuando se lo comentas a unos futuros padres siempre te miran de soslayo con una media sonrisa pensando !qué exagerado! 

Hay una regla no escrita y poco conocida. Si se quiere mantener el matrimonio en su estabilidad inestable hay que tener el menor número de hijos, algo así como un "mínimo común denominador". Si el padre quiere 3 y ella 2 ( o viceversa) pues 2. Si 2 y 1, pues uno, pero no hay que obligar a nadie de la pareja a criar más hijos de los que desea. Suele acabar en desastre (true story).  

Siguiendo con el tema de los hijos conozco varios divorcios en los que la queja de las mujeres fue: "éramos dos equipos: él por un lado y los niños y yo por el otro". "No venía al parque, ni al pediatra, ni le apetecía ir de excursión..." En el fondo ya son madres divorciadas/solteras desde el principio y esto acaba mal cuando el matrimonio no es de los clásicos, al estilo de nuestros padres o abuelos (mujer=hijos, marido=trabajo). En la sociedad moderna en que los roles deben repartirse las mujeres no aceptan al macho alfa que sólo arropa a los niños por las noches y les da un besito en la frente. Chicos, estáis avisados.


TERCERA CAUSA DE DIVORCIO: EL SEXO. 


O mejor dicho, la ausencia, la escasez o la mala calidad del mismo. Aquí, aunque tradicionalmente el hombre siempre era el que se "quejaba" más, pongo a los dos sexos al mismo nivel.

¿Realmente sabe nuestra pareja lo que nos gusta? ¿Sabemos lo que le gusta al otro?  ¿Hemos hablado del tema o es un tabú? ¿Estamos abiertos a novedades para que no sea aburrido? ¿Si tenemos problemas estamos dispuestos a solucionarlos, incluyendo pastillas, sexólogos, juguetes o lo que haga falta? ¿Nos ponemos a la defensiva cuando nos sacan el tema? 

Aunque la ingenuidad está repartida de forma espectacular entre los humanos,  ¿alguien cree que lo que no encontremos en casa no lo buscaremos fuera? Error. Aunque tu pareja no pida sexo lo necesita. Y viceversa. Una pareja sin sexo tiene exactamente el 80% más de probabilidades de fracasar que una con buen sexo (esta estadística me la acabo de inventar pero me ha quedado muy bien).



Entra la segunda y la tercera causa está una nueva moda en occidente: el colecho. El colecho (dormir los adultos con el bebé) es una práctica extendida en medio mundo pero no entre nosotros. Evidentemente, como con toda rareza, hay múltiples defensores de esta práctica diciendo que el bebé duerme más calentito, sueña mejor y una serie de datos sobre los beneficios que a uno, en su ignorancia, le cuesta imaginar de que estudio salen (creo que del mismo sitio que mi estadística del 80%). Pero dejando por un lado esos "enormes beneficios para el bebé" (y remarco bebé que es una cosa pequeñita que no habla) la costumbre de dormir con el niño hasta que tiene 4 ó 5 años mata la vida sexual de la pareja e impide a los padres dormir mejor. El colecho es el final  de la vida sexual de una pareja, y volvemos al "lo que no tienes en casa lo buscas fuera". En este caso, culpables las mujeres (100%)


CUARTA CAUSA. LAS REDES SOCIALES.

Mi madre llegaba a casa del trabajo, se dedicaba a hacer las tareas del hogar y cuidar de sus hijos, llegaba mi padre a las 20 horas, cenábamos todos juntos, veían un poco la tele y se iban a dormir. Pocas tentaciones podía tener a lo largo del día de serle infiel...

Ahora, además de que el acoso a la mujer/hombre casado no está tan mal visto como antes, a una madre/esposa de 35 años le puede enviar whatssapps y mensajes por facebook cualquier hombre que conozca. No hace falta ni que sean amigos, cualquier conocido te agrega en face... y no le vas a decir que no que eso sería muy borde. Y llega esa noche que tu pareja, con la que no tienes sexo desde hace un mes y has discutido por cualquier chorrada se va de cena de empresa. Te conectas al face y... el compañero que te hace ojitos en el trabajo te pone "Hola" en el chat. Y contestas, "Hola, qué tal" (o ola ke tal) y al cabo de una hora de conversación te das cuenta que te has reído más con él en ese ratito que con tu marido en un año. Y ya tenemos un problema que mi madre no tenía... porque esperarás a que tu pareja se vuelva a ir de cena o a jugar al fútbol para conectarte o aún más fácil, seguiréis desde el móvil en cualquier momento . Y ya se lió...




Pensaba que el asunto era más sencillo pero ya veo que no y el post me está quedando demasiado largo. Así que no os perdáis la segunda parte (de la primera parte) en la que seguiré hablando de las siguientes causas: el abuso del hobby (muy masculino), la intolerancia al hobby (muy femenino), la monogamia secuencial, las endorfinas transitorias, la evolución personal asimétrica, la crisis de los 40 ó 50...

Más en breve!!!!






5 comentarios:

  1. Me descojono y asiento a partes iguales, 50%. Aunque también es un dato estadísitco que me he inventado yo. (p<0.001, ya puestos). ;)

    ResponderEliminar
  2. Tu eres el de preventiva... búscame la "p" a mi estudio!!!! y el intervalo de confianza ya que estás!!!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno!!!!!...vas bastante bien
    No sabia que eras tan activo , con blog...
    un abrazo

    ResponderEliminar