Recíbelo por mail

martes, 19 de mayo de 2015

Las primera citas... mi casa.

Para los que vayáis rezagados os paso los links de las dos primeras partes de la trilogía ("Mi primera cita")

http://fercereto.blogspot.com.es/2015/03/la-primeras-citas.html
http://fercereto.blogspot.com.es/2015/04/las-primeras-citas-tras-el-restaurante.html

Creía que no haría falta pero como me han llovido bastantes palos... este post es "para echar unas risas" rollo "como ligar, manual para dummies". Creía que era evidente pero vamos...



Ya has conseguido llegar a tu casa con la chica. Ese partido solo lo puedes perder tú porque está ganado, así que  juega de forma conservadora, a no cometer errores. Con "no cagarla" habrá suficiente. Como diría Antonio de forma mucho más fina: "play safe, Edie"

Un poco de música, más bebida, un poco de charla y al ataque. Nada puede salir mal, sobre todo si consigues que se sienta cómoda (palabra clave en este momento)



Evidentemente, la casa limpia (la de sábados que he dado un repaso marujo a mi hogar esperando que alguien lo apreciera), música entre relajante y sexy preparada (playlist de itunes o spotify para la ocasión), bebidas en la nevera (hay que saber qué cerveza o vino le gusta y ante la duda un par de cada) y sábanas limpias. El incienso les encanta aunque igual queda como muy "pro". Tenedlo preparado y valorarlo según veáis.



En un episodio de "Cómo conocí a vuestra madre", una de las series favoritas de mi yo romántico, Ted intentaba prolongar hasta el infinito un momento que es único en toda la vida de una pareja: el instante anterior al primer beso. Así que se pasaban tooooodo el final de la primera cita alargando ese momento. No caigáis en la exageración de Ted, pero disfrutadlo de forma especial, no dejéis que el calentón haga que os lo perdáis, lo que por otro lado es harto frecuente. 



De lo que hay que hacer en la cama no perderé ni un segundo explicándolo, que esto no es un blog porno. Solo un consejo: seas como seas en el lecho del deseo, decántate el primer día por lo tradicional. Tampoco hace falta que te quedes en "el misionero" pero si eres de los que tienen su habitación roja con esposas, cuerdas, látigo y un espejo gigante que aparece del techo al apretar un botón, espera a que haya un poco más de confianza. Tampoco le chupes los tacones de los zapatos rojos... esas cosas.



Recordad que todas las mujeres se parecen bastante en la forma de enfrentarse a una cita pero cada una de ellas es absolutamente diferente en la cama y ésto si que es un reto mayúsculo. !A trabajar!

"Los designios del señor son inescrutables, pero los de una mujer, más". Así que tu puedes haber estado encantador, espectacular, haber montado la velada perfecta y creado toda la atracción e intimidad necesaria, haber apreciado millones de signos de atracción por su parte... y nada. No te culpabilices. No tienes toda la información y no sabes por qué te rechazan. Estará superando una relación, no se habrá depilado, no estará "disponible" o vete tú a saber.  Encógete de hombros y piensa que otra vez será, no hagamos un drama.

Una frase que me encantó y que nos demuestra que al final, después de tanta tontería que he escrito en los tres post, todo suele ser muy simple es: "porque he estado a gusto, que si no... no". Genial.

Y así, una vez acabada la triología me gustaría dedicar los post a aquellas chicas con las que he pasado las mejores primeras citas de mi vida, que son las que cumplen su cometido, ser las primeras de una larga serie. Les pido perdón si con los post se han sentido incómodas: creo que la que es absolutamente especial lo sabe y no creerá que ha sido "una más de tantas primeras citas".

Porque, al menos para mí, para esto están las primeras citas, para conocer a "la mujer de mi vida"

No os perdáis el vídeo.....








No hay comentarios:

Publicar un comentario