Recíbelo por mail

jueves, 3 de septiembre de 2015

Un niño en la playa.

A veces, uno no sabe por qué, hay fotos que impactan más que otras. Es difícil descifrar que es lo que hace que una imagen nos vuelva del revés, que lleguemos a casa y sigamos pensando en ella, que nos quite el sueño, sobre todo ahora que nos bombardean con millones de imágenes a diario. 

Toda guerra, todo huracán, todo terremoto, todo atentado tiene su foto icónica, la mayoría de las veces mostrándonos un cadáver, un ser humano, en especial un niño, sufriendo. 

Tenemos "falling" de las torres gemelas, la niña del napalm, un monje budista inmolándose como protesta, las fotos del holocausto, el ciudadano parando los tanques en Tiananmen o "cuando la muerte acecha" sobre el hambre en África. 

Os dejo un link con varias de ellas por si queréis verlas pero no quiero ponerlas en el post. 


Cada uno tendrá su idea de si estas fotos son necesarias o no, sin son información o si son morbo, si ayudan a concienciar a la población o no. Si se deberían publicar o no. Si los fotógrafos que las realizan deberían ayudar más y dejar la cámara a un lado (Kevin Carter se suicidó a los 6 meses de su fotografía "cuando la muerte acecha" al parecer por un insoportable sentimiento de culpa). Pero lo que no se puede negar es que ayudan a remover conciencias, a que lo lejano ya no nos lo parezca tanto, a que el sufrimiento ajeno sea (un poco) propio. 

Y aunque ya hace días que nos llegan fotos terribles sobre aquello a lo que los periódicos llaman "crisis migratoria" y que en realidad son miles de personas jugándose y perdiendo la vida por huir de un infierno hacia "la tierra prometida", esta tierra nuestra en la que estamos supercabreados porque no tenemos AVE a todos los pueblos de España o no hay wi-fi, ya tenemos una foto icónica que es terriblemente sencilla. 

Un niño muerto en la playa. Sin más. Simple. Terrible. Inhumana. Monstruosa. Sin "sang i fetge" .Solo un niño tumbado boca abajo, muerto, en la playa, con un policía al lado. 

Y nos surgen varias preguntas.

¿Por qué es tan terrible comparándola  con otras? No soy ni psicólogo ni sociólogo pero creo que es relativamente fácil: porque todos tenemos hermanos, hijos, nietos o primos de esas edades. Porque al mirar la foto pensamos en cualquiera de los nuestros. Porque no es un niño negro con moscas en los ojos que vive en un país de África del que nadie sabe la capital. Es un niño vestido como los nuestros, es una de nuestras playas, aquí al lado, como las de nuestra costa, que  estaban llenas de niños felices, en bañador, haciendo castillos de arena. Porque pensamos que la playa es, simplemente un lugar de ocio y veraneo y porque el niño podría ser de cualquiera de nosotros. Y eso duele. 

Y la segunda pregunta ¿se tendrían que haber ahorrado la foto? Creo que no porque gracias a esa terrorífica imagen los gobiernos han cambiado ya (o de momento) la política de inmigración y ya no oímos hablar a Margallo de que hay que mirar "la tasa de paro y los inmigrantes recibidos en el país en el 2014" y han decidido acoger a los exiliados. Algo es algo (qué triste) 

Pero seamos justos, no carguemos mucho sobre los políticos. Nosotros nos iremos a la cama pensando que esa imagen no es nuestra responsabilidad y ellos supongo que sí, que, de alguna manera ese niño muerto es culpa suya. 

Aunque ahora pensemos que son "lo peor" por permitir que pasen estas desgracias a un niño, que alguien me diga si nuestra sociedad (o sea, nosotros, los ciudadanos) aceptaría/aceptaríamos la consecuencia de la inmigración masiva si no se pusieran las trabas que ocasionan estas muertes. 

Porque a veces, el mundo es una mierda se mira como se mire. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario