Recíbelo por mail

lunes, 18 de abril de 2016

Los pagafantas

Siguiendo con mi colección de personajes de la sociedad hoy me toca el de "los pagafantas", sin el l@s porque, no nos engañemos, somos todo tíos.


Para empezar es sorprendente que la palabra pagafantas no esté aceptada por la RAE, no sé en que piensa esta gente pero espero que tras este post reconsideren su absurda postura 

Un "pagafantas" es aquel varón que en una situación de cortejo es incapaz de ir más allá y producir un encuentro sexual o sentimental. (Wikcionario dixit)

El término pagafantas se popularizó en parte por una peli del mismo nombre que no me he dignado a ver (para que veáis que investigo para los post)


Aquí hay varios subtipos de pagafantas, pero destacaría dos: el que es un cortado y es incapaz de lanzarse al vacío a ver que pasa aunque se lo pongan en bandeja de plata y el segundo, mucho más interesante, el que va detrás de una chica que no le hace ni puñetero caso por lo que nunca pasa, ni pasará, de primera base (terminología beisbolística yanqui 100%). Vamos, que hace de amigo gay. La chica tan contenta y él más quemado que la moto de un hippie, a dormir a casa.

Yo creo que todos hemos sido pagafantas en algún momento. De un tipo, del otro o de los dos.

El tipo pagafantas "no me atrevo" lo veo más rollo adolescente porque a partir de cierta edad se te pasa la tontería y decides que "from lost to the river": atacas y si te llevas un chasco lo olvidas con dos cervezas (o diez)  

El malo es el otro, en el que es más fácil caer a cualquier edad. Te gusta una chica (si está tremenda mejor que mejor) y empiezas con los rituales de apareamiento: la invitas a cenar, a una copa, al cine, al teatro... esas cosillas.

Y tu encantado, con ganas de hablar con ella, de irte de cena, de fin de semana, de casarte o, simplemente de practicar el noble arte del sexo una y otra vez. El pagafantas auténtico está enamorado, que conste, el resto son sucedáneos, como eso que llamamos caviar. 

Pero ella no!!!!!

Ohhhhhh..... solo te quiere como amigo. Amigo gay. 

Y nuestro querido pagafantas tiene dos opciones:

  • Opción "macho machote" que consiste en mover rápidamente el periscopio y buscar otro pez en el mar, que es clarísimamente la correcta. Incluye la posibilidad de quedar con ella de vez en cuando a ver si baja la guardia y haces un "home run". Es mucho más fácil si el objetivo es puramente sexual. 
  • La segunda, que consiste en aceptar el papel de pagafantas enamorado y vagar como un espíritu eternamente a su lado, autoengañado, pensando que "ella se dará cuenta de que eres el hombre de su vida" o simplemente, en un acto de masoquismo extremo, aceptar una vida por el simple placer de rozar su mano cuando camináis mientras te recitas las rimas de Bécquer al llegar a casa. Muy triste. 
En "Love actually" tenéis al prototipo del segundo tipo, el masoquista. Así ha acabado el pobre, huyendo de los zombies con cara de amargado...

Me voy a quedar mirando como te casas y eres feliz con mi mejor amigo
porque no se me ocurre una forma mejor de acabar con mi vida.
Pero qué romántico soyyyyyy....
Pero sí, ahora tengo que cargar contra las mujeres como en el caso de "los calzonazos" porque no iba a ser todo culpa nuestra. 

Detrás de todo pagafantas hay uno de estos dos tipos de mujeres: 

1) Las super-mega-pavas que realmente son tan simplonas que no se enteran de que ese perrito faldero que babea a su lado está enamorado de él. Volvemos a Love Actually (la que iba leyendo esos cartelitos tan monos) 

De verdad llevas 3000 años enamorado de mí?
Primera noticia... aixxxx que pava soy!! jijijiji 
2) Las brujas, que sabiéndolo, en lugar de decirle un clásico "no sos vos, soy yo" y apartarse elegantemente de su lado para que el pobre busque a alguien que le haga caso, se aprovechan hasta límites insospechados de esa alfombra a la que pueden pisar, sacarle cenas en sitios caros, tardes "agradables" y todas esas ventajillas que se tienen al disponer de un siervo. 

Así que, amigos y amigas, si veis a un pagafantas mucha compasión y paciencia, lo único que podemos hacer por él es explicarle la situación a la chica si el modelo superpava o llevárnoslo de copa y aguantarle el rollo hasta que, con suerte, encuentre una chica que lo rescate. 


Si os ha gustado y no habéis leído los post sobre los otros personajes, aquí os los dejo: 

- Los calzonazos: 


- La chica de la cola de las palomitas: 


- Las víboras: 

2 comentarios: