Recíbelo por mail

miércoles, 27 de abril de 2016

Sexo en lugares públicos. Let´s go outside.

Una pareja fornicando desenfrenadamente en el metro de Barcelona, practicando sexo, esta ha sido la imagen del día (de hace unos días). Es muy curioso que esté teniendo tanto éxito porque ya hace tiempo que el sexo en lugares públicos es algo habitual.



Digo fornicando porque no creo que estuvieran haciendo el amor, que son dos cosas diferentes. Como dijo el gran Woody Allen, el sexo solo es sucio cuando se hace bien.  

Recuerdo que hace unos cuantos años  al bueno de George Michael lo pillaron in fraganti, pecando en unos servicios públicos, y lo castigaron con una cuantas horas de servicios comunitarios que cumplió. Además nos regaló esta canción de protesta: "Outside" que viene a significar "Hagámoslo al aire libre" y que habla, evidentemente de tener sexo en "espacios abiertos" o no tan abiertos como un ascensor.  He repasado en google y no encuentro esta historia, igual me la invento, debe ser la edad... pero para el post va que ni pintada. 


En el metro de Barcelona nos informa TMB que la multa es de entre 30 a 270 euros. Por 30 euros sale más barato que un hotel... 

Evidentemente yo jamás haría algo así, que fui a colegio de curas y soy muy pero que muy formal , pero conozco algunas personas (el típico "tengo un amigo") que han pecado, no solo de pensamiento, en lugares públicos y han tenido a bien hacerme participes de sus hazañas y, como todos, he oído rumores escandalosos de personas practicando sexo fuera del hogar, en los sitios más insospechados. 

En el coche (parados y en movimiento) en la playa, en el Camp Nou, en una boda, en la Ronda de Dalt (o Litoral) mientras conduces la moto, en un ascensor, en un restaurant, en una iglesia, en la terraza de casa, en el terrado, en un hospital, en un cementerio, en el cine, en la noria del Tibidabo, en un avión (eso siempre me maravilla cuando voy al lavabo en un viaje con Vueling, por las dimensiones), las posibilidades son infinitas para romper la monotonía del sexo en casita, rollo batamanta. 

La canción de Gorge da la clave en el inicio: lo he hecho en el sofá, en la mesa de la cocina, en el recibidor...  por tanto, he de buscar nuevas emociones. 

Supongo que los más clásicos se escandalizaran pero es un error porque alimentan el morbo de los infractores, les dan gasolina para encontrar algo excitante, se les hace el juego a los "infractores" 

Posiblemente hay dos tipos de parejas: 

1. A las que les va el morbo de "poder ser pillados" rollo adolescente cuando estás en casa de los padres de tu novia y te estás jugando llevarte una buena tunda (aunque eso era antes, ahora creo que le pides una cerveza al suegro y comentas la jugada) Supongo que les debe mover la excitación de tener sexo en el cine rodeados de personas y con miedo a ser descubiertos, a que el camarero se de cuenta de que no te estás comiendo solo la pizza, a que el del coche de al lado ate cabos para saber que a tu copiloto no se le ha caído el boli y lo está buscando entre el freno y el embrague. Pero en el fondo no quieren que les descubran, solo generar una duda razonable de que ahí "pasa algo". Y disfrutar con ello. 


2. Los exhibicionistas. No quieren tener el morbo de poder ser pillados, quieren que los pille, que la pareja que tienen al lado en la playa se muera de envidia con esa pasión sexual que no tienen desde hace años, que el cura los vea y corra detrás de ellos con el crucifijo en la mano, que alguien abra la puerta del despacho y descubra que eres el macho mas macho del mundo y estás teniendo sexo  con la buenorra de la oficina mientras los demás trabajan. 


Es posible que haya un tercer grupo integrado por aquellos a los que les da igual todo, que les vean, o que no les vean, tiene un calentón y adelante. 

Así que me sorprende el "run run" que ha levantado la noticia del sexo en nuestro amado metro, esto pasa a diario, en todas las esquinas de cualquier gran ciudad, en cualquier lugar de trabajo, en cualquier cine y en cualquier boda que se precie hay una encuentro sexual furtivo y oculto, o no tanto. 

Hoy, después de leer el post hacedme un favor, comentadlo (se puede hacer como anónimo), dadme nuevos ejemplos de como vuestra lujuria no tiene límites y reconoced si habéis pecado como los salvajes del metro (sin palabras malsonantes, recordad que me educaron los padres jesuitas)

Y si no lo habéis hecho, o es un recuerdo de hace años, hablad hoy con vuestra pareja.... porque os estáis haciendo mayores. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario