Recíbelo por mail

viernes, 20 de mayo de 2016

Tareas de mantenimiento en la relación de pareja, una visión diferente.

En lugar de esta frase tan seca iba a poner "keep in love with a girl", variando un poco el título de la magnífica canción de los White Stripes pero la verdad es que no tengo ni idea de si la construcción es correcta así que...


¿A qué me refiero? 

Muy fácil. Hay miles de libros, millones de post sobre como enamorar a alguien, como resultar atractivo, como conseguir echarle el lazo a la chica o al chico... pero hay menos bibliografía de cómo seguir juntos!!!

Como dicen en el deporte es más difícil mantenerse que llegar ergo cuesta más que la relación perdure que iniciarla. Venga, plan romántico, es más complicado mantener la llama que encenderla.

Y aquí veo unos suspensos globales, catedralicios, tirando al mítico MD, un desastre global. Ligamos mejor de lo que luego amarramos a la pareja. Es un hecho.


Hace unos años unos economistas hicieron un libro sobre este tema pero desde un punto de vista extraordinariamente diferente al habitual que consiste en la cantinela de que si hay que quererse, que si la comunicación, que si ayudarse que si la educación de los hijos en común... ¿no os está entrando sueño?

Estos economistas, no es por no citarlos, es que no recuerdo el nombre, recomendaban llevar la relación amorosa con criterios de empresa. Utilicemos conceptos como coste, oportunidad, inversión, retorno, hagamos un DAFO (debilidad, amenaza, fortaleza, oportunidad) de nuestra relación y así saber como mejorarla.

Sé que es un enfoque terriblemente poco romántico pero detectar cuales son los problemas del matrimonio-pareja antes de que sean catedralicios es un ejercicio inteligente.


Tras un análisis DAFO podríamos detectar las debilidades del matrimonio y ejercer acciones correctoras, afrontar las amenazas (esa secretaria espectacular o el mítico Casio, el monitor de su gimnasio), ver las fortalezas para mantenerlas y conseguir mejorarla con las oportunidades (sea un viaje, una nueva casa o la oportunidad de tener sexo un día a la semana tras encasquetar a los niños con la abuela)

Uno de los ejemplos que explicaban era la utilización de las agendas electrónicas (y ahora todos llevamos una en el bolsillo) como recordatorio de nuestros deberes de pareja: imaginad que a vuestra chica le gusta que le regales flores. Llevas dos años con ella y, metidos en la rutina, cada vez le regalas menos ramos y eso, claro, provoca que ella no esté contenta, tu tengas menos sexo y mires más el escote de esa secretaria que te sonríe de forma pícara (lo sé, es un ejemplo megatonto y tirando a machista pero creo que se entiende perfectamente).

Vamos, que por no regalarle esas flores estamos entrando en el círculo vicioso que va a contribuir a la ruptura.

Así que lo mejor que puedes hacer es ponerte un recordatorio en el iphone que cada 3 semanas te avise de que has de regalarle flores. Suena la alarma y sabes que hace 21 días que no la sorprendes con tan clásico regalo. Ya no tienes excusa. A la floristería. Lo ideal es que te acuerdes dos semanas después, o a los 10 días, o dejes pasar 30 para no parecer un robot. Pero lo importante es que lo hagas.

Y sí, sería precioso que te saliera espontáneamente, que cuando volvieras en el coche en tu mente apareciera su imagen cual virgen vestal, entre un coro de serafines, recordaras que es la mujer de tu vida y aparecieras por arte de birlibirloque (encantamiento) delante de Flores Navarro. Pero todos sabemos que esto no pasa. Casi nunca. 

Y quien dice flores dice teatro, museos, cine, cenas o numerito sexual, que cada uno tiene sus vicios. 

Evidentemente esto vale para los dos sexos, que las mujeres también os lo tenéis que trabajar por la parte que os toca.

Pero hay más que el DAFO y la Agenda electrónica.

El Brainstorming. Supongo que todos estáis familiarizados con el concepto: haces una reunión (lo ideal son más de dos pero es lo que hay) y en ella se sueltan sin pensar todas las sugerencias posibles para arreglar un problema o para darle un nuevo impulso a una empresa. No se juzga ninguna hasta el final en que se analizan una por una. Básicanente se basa en que así salen ideas mucho más originales y que una idea disparatada sola igual no tiene sentido  pero en un conjunto de disparates igual sí. Así que reúnete con tu pareja una vez cada 3 meses armado con pizarra y tiza o con una vileda y un rotulador y dad rienda suelta a vuestra imaginación. 

Sé que pensaréis que esto es poco romántico pero es que los matrimonios son poco románticos, las relaciones de más de 4 años son poco románticas, las parejas casadas con niños pequeños que lloran, moquean, tiene fiebre y se meten en la cama a las 3 de la madrugada son poco románticas. La vida, en resumen es poco romántica.

Así que, ya que lo de ser románticos a largo plazo es inviable, seamos prácticos. 

Sé que que yo hable de cómo mantener una relación es como oír hablar de sexo a un cura vistos mis repetidos fracasos. Igual mi problema es que, como tantos otros genios, soy un teórico. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario