Recíbelo por mail

martes, 1 de diciembre de 2015

El debate de "El País"

Ayer tuvimos debate en El País así que me gustaría hacer unas consideraciones al respecto desde la distancia que me da que ninguno de los tres sea mi candidato (ni el ausente)



1) El debate lo perdió Mariano Rajoy que sigue pensando que somos idiotas.

Después de perder una noche de su "inestimable tiempo" comentando un partido de la Champions de su Real Madrid, que aprovechamos para comprobar que su tiene tan pocas luces como él, tiene la cara de afirmar  que no tiene tiempo para debatir, que es el presidente y que está muy ocupado con una reunión en París... para acabar yendo a un plató de T5 a una sesión de baño y masaje....  

Patético. 

Escudarse en que "es lo que siempre se ha hecho" para solo hacer debates "face to face" con el PSOE es no darse cuenta de que el bipartidismo es como la España post-NODO  que aprobó la Constitución: historia.

Rajoy en la sesión de baño y masaje 



Pregunta: oye, eso de Bárcenas? 

Respuesta: nada, nada, ya está fuera del partido, no quiero hablar más de eso 

Y se cambia el tema (grande Piqueras, periodismo lacáyico) 


2)  El debate lo ganó Pablo Iglesias. 


Seguramente no le va a hacer ganar las elecciones pero era el que estaba más relajado, el que debatió de forma mas lógica, el que defendió sus posturas de forma clara y el que, además, le puso unas pinceladas de humor. 

Quizás le sobró el ir de "yo voy de buen rollo y vosotros os peleáis como los de siempre", pero defendió sus ideas con acierto.


Definió perfectamente el problema de las puertas giratorias e introdujo ese concepto tan poco señalado: el de la corrupción legal. Aunque no esté prohibido por la ley no deja de ser éticamente corrupto que un ministro firme un contrato que beneficia a Endesa y, al año, esté en su Consejo de Administración o cobrando una pasta en el "Consejo Asesor". Yo añadiría temas como "el caso Castor" que nos costará unos 4.700 millones de euros sin una víctima política (porque todo era legal, indecentemente legal)

Su único lunar consistió en acusar a Trinidad Jiménez de entrar en el consejo Asesor de Telefónica sustituyendo a Rato cuando aún no se ha confirmado (me juego el brazo derecho a que lo hará en enero del 2016, tras las elecciones)

Desde un punto de vista estrictamente catalán fue el único que  dijo algo coherente: repetir lo de Escocia. Proponer una nueva idea de España y que los catalanes libremente decidamos. Estuvo genial al reírse de Pedro Sánchez con lo de "la Unión Soviética" o al decir que Rivera no es de derechas, es  "de lo que haga falta"

3) Albert Rivera, marca blanca del PP 


Seguramente es lo que más daño le puede hacer en la campaña y lo están logrando sus rivales aunque parece que no pone mucha resistencia. A sus asesores o les va bien o son muy malos. Su imagen era perfectamente pepera. No podía ir más clásico, más azul, más pijo....


Si quería conseguir los votos del centro ayer dejó pasar una gran oportunidad porque sus propuestas económicas son de derechas  (como el contrato único) y en sus propuestas sociales no estuvo creíble.

El gesto con la mano derecha de Pedro Sánchez, señalándole sutilmente cada vez que hablaba del PP debería haberle hecho saltar.... O no se dio cuenta o hasta él se identifica con el PP

En el "tema catalán" lo que ya sabemos, que él es español y punto. Ni siquiera dice que quiere otro encaje para Catalunya, es incapaz de decir que es catalán sin que se le escape la coletilla "y español". En resumen, nuevamente la marca blanca del PP.

Uno de los momentos surrealistas presumió de ser bilingüe, algo de lo que nadie farda en Catalunya porque se tiene más que asumido que todos lo somos, aunque él el catalán lo practica más bien poco, seguramente en la intimidad como Aznar. Lo siento Albert, nadie te va a dar una medalla por eso. En nuestro país es lo normal, si mandas tú igual vuelve a tener mérito.


4) Pedro Sánchez, sinistro total.


Por no estar, no estaba ni guapo. Nos encontramos a un Pedro Sánchez forzado, pesado, rígido, como si estuviera en un meeting. No hace falta que repitas tanto "el Partido Socialista Obrero Español" a no ser que tengas dudas de que el personal no te conozco o que te sobre parte de los dos minutos que te han dado para hablar de como arreglar el paro. 

Un desastre: faltón al final con Pablo Iglesias al que no dejaba hablar (en la única muestra de falta de educación del debate), superado y absurdo con lo de "qué país acepta en su Constitución la Independencia" sacando el fantasma de la USSR,  pesado y ñoño al reivindicar los logros de los socialistas... de los años 80!!!!!!.

Sus palabras favoritas fueron "derogar" (todo lo que había hecho el PP) y "pacto y consenso" sin que nunca nadie pudiera saber cuales eran sus propuestas. Quedó en lo abstracto, ese gran mal del socialismo actual.


COMENTARIOS GENERALES:

1) Hay que generar riqueza antes que gastársela, parece que ninguno de los 3 lo sabe porque de eso se habló poco (o no vende)

2) Además de los millones de personas que se han ido al paro y hay que "rescatarlos" hay una gran parte de la clase media que lo está pasando mal pero parece que no cuenta a no ser que sea una familia monoparental o similar. Son el grueso de la población y quizás deberían dirigirse más a ellos.

3) La falta de ideas en temas tan importantes como el paro, la violencia de género (que parece que ahora se llamará violencia machista como gran novedad), el "problema de Catalunya", la regeneración democrática es espectacular. Naderías o promesas huecas porque todos sabemos que nacen muertas (bajo la palabra consenso) 

4) El debate estuvo bien llevado, ajustado de tiempo y el formato fue más que correcto. Faltó que los políticos estuvieran a buen nivel.... 




No hay comentarios:

Publicar un comentario