Recíbelo por mail

lunes, 28 de diciembre de 2015

El esperpento del empate a 1515

Los de la CUP siempre nos han caído tirando a simpáticos, hasta a los que no nos consideramos antisistema, les teníamos ese cariño paternalista  que  se siente por aquellos que están un poco en contra de todo y con un idealismo imposible en el mundo en que vivimos. 

Qué bonita es la idea del anarquismo en su definición número 1 de la RAE: "ausencia de poder político", no hace falta estado porque todos somos muy majos y muy responsables. Pena que sea una falacia. 


La CUP además lo disfraza de esta democracia asamblearia en la que todo hay que discutirlo, todo tiene que ser fruto de una reflexión personal de cada uno de sus asamblearios que luego lo votan decidiendo la mayoría, sin duda una forma muy bonita pero absolutamente ineficaz de funcionar en el día a día como se han encargado de demostrar. 

Empatados a 1515. Ése ha sido el resultado, ya es mala suerte, pero cualquier organización en la que se deciden asuntos importantes tiene un voto de calidad (el presidente en general) o se realizan votaciones con un número de miembros impares. Pero ellos no, ellos son diferentes. Son tan... asamblearios, que son pares, vaya por Dios. Y no puede ser que haya un voto de calidad porque todos son tan absolutamente iguales como gotas de agua, clones genéticos, tan iguales que costaría distinguirlos. 

Así que empatados a 1515. Ahora "el Consell Polític" que es el máximo órgano después de la Asamblea se reunirá para decidir. No acabo de entender como algo puede ser superior a su sacrosanta Asamblea, pero parece que va a ser así. O no, que nunca se sabe. 

 "Nada se construirá en la República Catalana sin consultar a la gente" proclama Baños. Pues nada, hasta el color de los bolis, si han de ser negros o azules, que lo consulten. 

Aún peor, después de este espantoso ridículo, Anna Gabriel tiene la desfachatez de decirle al President Mas que "haga una propuesta que tenga el apoyo mayoritario". Para enviarla a "pastar fang" (freír espárragos) 

"El procés" esta encallado, seguramente de forma definitiva, al menos para la próxima década, gracias al espectáculo desde las elecciones. Porque si la hoja de ruta era ganar unas plebiscitarias, aumentar la base social del independentismo y, con la ayuda de Europa, hacer que un President "fuerte" nos llevara a la independencia, esta suma de ridículos que llevamos desde el 27-S hace que sea imposible, pero la CUP le ha dado la estocada estos dos últimos meses, y con lo de hoy el descabello. 

Supongo que les da igual, que su prioridad deber ser "la Asamblea" que han tardado dos meses en convocar y no el futuro de "la República Catalana", aunque se les llene la boca al hablar de ella. 

Nadie se está luciendo en el camino a Itaca (creo que el resultado de las plebiscitarias solo daba para esperar un nuevo gobierno en España y negociar un referéndum) pero la CUP ha conseguido estropear la brújula del viaje, gracias a ser unos anarquistas de tomo y lomo, pero de los de la segunda acepción de la RAE: "desconcierto y barullo" (lo de incoherencia lo dejo, que han demostrado ser asambleariamente coherentes) 

Hoy en Ciudadanos, en el PSOE y en el PP hay fiesta. 

Gràcies CUP!!!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario