Recíbelo por mail

martes, 12 de enero de 2016

El trío. Hasta que la muerte nos separe.

He leído la noticia de que en Brasil se ha celebrado la segunda boda de tres personas, en este caso han sido tres chicas. La primera tri-unión fue entre dos chicas y un chico.


Seguro que es un notición pero, que queréis, se veía venir.

Al concepto tradicional de matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer siguió hace pocos años la unión  entre dos hombres o entre dos mujeres.

¿Por qué no nos podemos casar tres hombres, tres mujeres, dos hombres y una mujer o cinco hombres con seis mujeres? ¿Dónde está el límite? En ningún lado aunque, como todo, si exageramos (87 hombres con 123 mujeres) lo llevamos al absurdo. 

Cuando un grupo de personas quiera formalizar una unión afectiva nadie podrá negarles su derecho a realizarlo. ¿Acaso el trío tiene menos legitimidad que un matrimonio homosexual? No.

Cuando nos repongamos del susto, porque hasta ahora no ha sido lo habitual, entenderemos que lo mejor es darle cobertura legal a esta situación.  Hasta ahora hay pocas personas que han decidido vivir así, de forma abierta, su vida. El trío lo asociamos claramente con una práctica sexual, seguramente mucho más frecuente de lo que la gente piensa, pero que se esconde en nuestra Cara B (again) 

Personalmente estoy muy contento de que se llegue a  legalizar el trío como "matrimonio" o "unión civil", porque volverme a casar con una única mujer me parecería poco elegante, repetitivo, sin ningún tipo de aliciente, pero casarme con dos mujeres.... eso sí que tiene peligro, eso sí que es vivir a tope, al límite, y no el puenting o leer sin punto de libro.


Hay que ser muy valiente para enlazarse a la vez con dos mujeres. Las complicaciones, los no me pasa nada, los  tu sabrás o las obsesiones con la  limpieza y el orden pueden ser espectaculares porque este es de los casos en que no se suman las rarezas: se multiplican, se potencian.

Todo sería mucho más sencillo si las dos tuvieran los mismos gustos o las mismas manías  pero no, no.... vamos a hacerlo bien: que a una le guste la ópera y a la otra el rock. Siguiendo una de las miles de Leyes de Murphy tendremos Rigoletto en el Liceu el mismo día que haya concierto de los Rolling y ya sabes que si eliges a "A" tendrás de morros a "B" hasta el día del juicio final. Que una sea del Madrid y otra del Atlético ya que yo soy del Barça, que a una le guste el mar y a otra la montaña, a una el tinto y a otra el blanco, a una la carne y a otra el pescado (no es un juego de palabras sexual, que conste), que a una le guste con la luz apagada y a la otra con la luz encendida (esto sí es sexual)  

Pero tengo muchas dudas: ¿las puedes llamar a las dos churri?, ¿o a las dos cari?, ¿o mejor a una churri y a otra cari?. ¿ Es tan grave como de costumbre equivocarte de nombre en la cama? ¿Te tienes que hacer el ofendido si en un momento de pasión te dicen "sigue Marta, sigue!!!?

¿Cuándo hay una boda vas con las dos de "pareja"? y, en caso afirmativo, ¿tienes que hacer un regalo que cuente por tres?. ¿Me tendría que comprar una moto con sidecar porque no podemos ir los 3 en la mía? ¿Hay que buscar como un loco ofertas 2x3 rollo Carrefur? ¿Están los hoteles preparados, como los americanos con sus camas XXXXXXL, para recibirnos? ¿Ellas hacen despedida de soltera juntas o cada una la suya por separado? 


Demasiadas dudas no resueltas pero creo que, desde hoy me pongo a trabajar en este nuevo proyecto, porque lo de vivir al límite es lo mío... voy a buscar candidatas!!!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario