Recíbelo por mail

sábado, 9 de enero de 2016

Puigdemont president. Gràcies president Mas.

La noticia me pilla en el segundo café en casa de mi tía Elia mientras celebrábamos su cumpleaños entre primos. Mi hermano que no había (¡milagro!) sacado el móvil de su bolsillo en toda la comida lo mira y nos dice "Ja tenim president, Carles Puigdemont Casamajó"

Inicialmente nos lo hemos tomado a broma pero al confirmar que no era un "meme" hemos dejado los chistes y cotilleos familiares para pasar a hablar de política (Dios, en familia, siendo unos independentistas y otros afines al PP/Ciudadanos...) de forma civilizada (no, nos hemos descuartizado unos a otros)

Nada especial que no haya pasado en la mayoría de casas sospecho. Sorpresa, incredulidad, meternos en Wikipedia para ver la biografía del próximo "Molt Honorable", unas cuentas bromas sobre cómo va a pronunciar la caverna mediática los apellidos (la caverna lo hará especialmente mal adrede) y poco más... 

Llego a casa, entro en el País y La Vanguardia, oigo los discursos y hago un esfuerzo por no tener memoria y por no recordar todo lo dicho en los días previos por todos: por la CUP, por Mas, por Junqueras... 

Me meto en facebook y vivo el día de la marmota repitiendo el mismo ciclo de discusión con un "unionista": 50 argumentos por su lado, 50 por el mío y él finalizando con un "cuando la Constitución lo permita ya votaréis" 

Este post es solo para decir lo que ya dije días atrás: qué mal lo hemos hecho. 

Yo defenderé todo lo que he dicho en estos días: que la CUP no antepone la independencia a las políticas sociales, que Mas era la persona votada por 1.600.000 personas para liderar "el procés", que creo que lo merecía por los esfuerzos personales que ha hecho (aunque seguro que hay quien o ve justo al contrario) y que el gran problema es que la CUP pueda manipular desde su particular punto de vista toda la legislatura (esos dos CUPaires que pasan a JXSí debe ser para garantizar la estabilidad entiendo) 

Sigo pensando que la independencia no es posible sin un referéndum en el que haya más del 50% de votos a favor del sí, lo que no ha pasado en las "plebiscitarias" 

Y espero con una sonrisa cínica ver cómo todos los opinadores cambian de libreto y Mas que era un ególatra porque no había dado un paso al lado pasará a ser un cobarde por hacerlo, o lo que decían que la CUP era muy mala por no llegar a un acuerdo dirán que han actuado de forma muy "assenyada" para Catalunya. 

En definitiva una mala solución. Siempre nos queda la duda de si es la menos mala. Como dijo Kundera " No existe posibilidad alguna de comprobar cuál de las decisiones es la mejor, porque no existe comparación alguna" Nunca sabremos si iría mejor eligiendo la otra opción. 

Así que desde mañana a esperar que al "President Puigdemont" le acompañe la sabiduría para ser un gran President, pero por lo que he leído le faltará la finura que sí le veo a más. Espero equivocarme. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario