Recíbelo por mail

lunes, 27 de abril de 2015

La España multicultural. Ese mito.

Uno de los motivos que han favorecido el crecimiento del independentismo ha sido la evidencia de que a pesar de que todos "somos España" como no cesan de repetirnos, la cultura de las diferentes "nacionalidades históricas" nunca se ha considerado parte de la "cultura española"

La cultura española, ha sido siempre la cultura en castellano. Y punto. El resto de idiomas no existen desde el punto de vista del centralista Estado Español. Y todo lo que se exprese en esos idiomas no merecen la más mínima atención. 

La actualidad del post viene por lo sucedido al entrenador del Eíbar por tener la "mala educación" de contestar en Almería una pregunta en euskera (de un medio vasco, está claro). Hace tiempo que los equipos catalanes, vascos o gallegos tienen un turno de preguntas en su lengua igual que en la Champions se turna inglés y lengua propia. Y un periodista no paró de poner caras (se supone) hasta que Garitano decidió largarse. 


Quiero destacar dos cosas: la primera, la actuación del responsable de prensa del Almería. Bien por él. Podemos ver algún "brote verde". En un programa nacional y futbolero 100% como "El día del fútbol" de Canal Plus sacaron la noticia tildando de mal educado al periodista(s) y punto. Otro brote verde. Pena que Cañizares tuviera que dar la nota diciendo que los damnificados son "el gremio de periodistas de Almería": No querido Santi: el damnificado una vez más fue la idea de la España multicultural. La asociación de periodistas lo tiene muy fácil. Que saquen un comunicado condenando la actitud del compañero y pidiendo disculpas en nombre de los almerienses. Ojalá lo hagan. 

A mi memoria vienen otros ejemplos de "tolerancia" con parte de la cultura española como el "saber estar" de Ramos por la osadía de Piqué de responder a una pregunta "primero en catalán".  Me podréis decir que Ramos es... un poco simple, por decirlo de alguna forma. Pero hay muchos "Ramos" distribuidos por la península poniendo esa cara de haber mordido un limón mientras piensan, "a ver si hablas en cristiano". 

Detrás se esconde la creencia de que hablamos nuestra lengua básicamente para fastidiar: Ramos o el periodista de marras lo entienden como una provocación el lugar de disfrutar pensando en la riqueza lingüística de su país. Y tampoco es culpa suya porque es lo que han mamado desde pequeñitos aunque Ramos ha convivido largo tiempo con catalanes para ver la luz. Pero no. 




Pero no sólo queda en las ruedas de prensa la discriminación, o las malas caras. En cualquier gala de Fin de Año (hablo de televisión pública) no veremos una sola canción que no sea en la lengua de Cervantes (bueno... en inglés, francés o italiano sí...) 

Lo desconozco (que alguien me sorprenda) pero me extrañaría que la literatura catalana, gallega o vasca se enseñe en ningún colegio de España fuera de sus correspondientes "comunidades autónomas" y poco o nada del folklore propio de las diferentes autonomías. 

Es una pena que nunca se haya considerado cultura española, pero es lo que hay... solo es española si es en "español". Allá ellos. 

Para terminar: que la denominación de una de las diversas lenguas del país (el castellano) sea "el español" ya nos marca la línea de por van los tiros.


09.06.2016: Addendum a mi post del 27.4.2015. 

A Kiko Casilla no le dejan hablar en catalán en la zona mixta del Bernabéu. Casilla les salva diciendo que si acaso hay que hacerlo "luego y aparte" Genial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario