Recíbelo por mail

miércoles, 24 de junio de 2015

Los tuits y otras gracias de los políticos.

En los últimos días y en medio de las luchas habituales hemos asistido a una batalla política relativamente nueva.

La podríamos definir como "el chiste que has hecho es vejatorio contra (aquí iremos cambiando el grupo al que se veja), tienes que dimitir". Evidentemente el chiste del otro siempre es peor que el tuyo. 

El encargado de dar el pistoletazo de salida a este nuevo deporte ha sido el concejal por Podemos, Guillermo Zapata, con el típico chiste de los judíos y el cenicero del coche. A la calle por bruto. Bueno. Un chiste realmente bestia. Está bien. Con el Holocausto no se juega. Puerta 

Pero a partir de aquí estamos empezando con el "lo tuyo es igual de malo". Sé que a continuación mezclo chistes, chascarrillos y ocurrencias. Espero que se entienda la idea.

Podríamos hacer hasta un recorrido en el que enlazaríamos a un político diciendo que lo de Zapata es una barbaridad con un tuit o comentario suyo igualmente censurable.

Empecemos por la dicharachera Espe capaz de decir "en broma" (supongo que lo del chiste del 600 y los ceniceros  iba en serio) que habría que "matar a todos los arquitectos" al ver un edificio municipal en Madrid. No pasa nada. Era " de broma" jijijiji.....




Y tenemos más casos: un concejal del PP llamado Pedro Vega que retuiteó dos chistes de gitanos : "¿Cuál es la consola que más le gusta a un gitano? La consola "de ese" y ¿Qué parecen dos gitanos en una bici? Gilipollas, porque podían haber robado otra". Hasta donde yo sé no dimitió. Debe ser porque los gitanos no han sufrido un holocausto. 

Aunque no sé si esto se puede considerar humor negro o simplemente mala leche (me inclino por la segunda opción) un regidor socialista de El Coronil tuvo la brillante idea de colgar el siguiente tuit. Si cualquier día hubiera sido ofensivo, hacerlo al  día siguiente de un accidente de helicóptero en el que habían muerto tres guardias civiles en una operación de rescate, es de tontos. 



Pedro Sánchez estuvo más duro que Clean Eastwood en "Harry el sucio" y le pidió que "rectificara". ¡Qué miedo!  Y lo hizo, claro, diciendo que no se podía comparar a la Guardia Civil de la época de franco con la actual. Eso. Una rectificación en toda regla. A día de hoy no me consta la dimisión del concejal.

Y podemos hacer una lista larguíiiiiiisima. Se me ocurren declaraciones mucho más salvajes, aquí ya no se ve el humor por ningún lado, que no tuitear (o retuitear) un chiste xenófobo o racista, que para mí son mucho más merecedoras de dimisión.  Pero tampoco dimitió nadie.

Unos ejemplos.

El "que se jodan" al anunciar rebajas en el subsidio de desempleo" Andrea Fabra del PP.


Las comparaciones del nacionalismo catalán con el nazismo. Aquí tenemos lo más granado: Ibarra, Margallo, Marcelino Iglesias, Bono, un tal Jonatan Cobo del PP autor de esta foto en la que sale Mas disfrazado de las SS...) y solo pongo los políticos.




http://www.eldiario.es/catalunya/episodios-comparaciones-odiosas-nacionalismo-catalan_0_108839791.html

Juan Velarde del "Tribunal de Cuentas" (organismo oficial del Estado)  amenazando con "bombardear Barcelona" Ya dijo Azaña que España periódicamente tiene que bombardear Catalunya". Pero lo decía sonriendo así que también debe ser un "chascarrillo". Ni medio problema para él.



Así que si eres político o en un algún momento de tu vida quieres serlo ten mucho cuidado con lo que escribes en la red o retuiteas o dices en tus declaraciones públicas, aunque no tengo ni puñetera idea de donde está la línea del cachondeo a lo inadmisible porque no veo relación entre a gravedad de los tuits o equivalentes y sus consecuencias. 

Retuitea un chiste de gordas e igual tienes que dimitir pero puedes decir alguna barbaridad como que los parados lo son porque les gusta tocarse los cojones todo el día (esta me la acabo de inventar) e igual no pasa nada. 

He de confesar que al final me he liado tanto que he cambiado el título del post porque quería ser sobre los límites del humor. La idea ha partido de la última polémica. Un político (esta vez del PP) que hizo un comentario en face "cómo me gusta este tipo de marketing" sobre este anuncio de preservativos XXL y esta foto. 



 Pero esta polémica, la de los límites del humor,  la dejo para el próximo post. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario